Salud Dental ¿Cepillas los dientes de tu mascota?

La higiene oral en las mascotas es una parte fundamental de la medicina preventiva, tan importante como la vacunación o la desparasitación. Debes saber que 4 de cada 5 perros y un buen número de gatos desarrollan alguna enfermedad dental y/o bucal a partir de los 3 años de edad, sobre todo si hablamos de mascotas de mediana y avanzada edad, y razas pequeñas.

Cualquier momento es bueno para comenzar con el cepillado aunque sin duda, es mejor cuando es cachorro. Es importante que se acostumbre a esta práctica ya que es mucho más fácil educar a un cachorro que a un perro adulto.

¿Cómo puedo cuidar la salud dental de mi mascota?

Las revisiones periódicas en tu clínica veterinaria junto a un programa preventivo de higiene oral son la mejor forma y, a la larga, también la más económica de mantener la boca de tu mascota sana. Para mantener una correcta higiene oral y evitar la formación de placa y sarro, debemos seguir estos pasos:

  • Pedir consejo a tu veterinario o a su equipo auxiliar. ¡El veterinario, además de ser el médico de tu mascota, también es su dentista!
  • Ofrecer una alimentación adecuada basada en piensos secos de alta calidad, pudiendo complementarlo con alimentación húmeda. Además, en el mercado encontrarás toda una serie de productos específicos para la higiene dental: snacks, juguetes dentales…
  • Realizar cepillado al menos 2 veces a la semana.

¡A cepillarle los dientes!

  • Es importante que la mascota perciba que cepillarse los dientes es un momento positivo y agradable. Hay que tener paciencia y entender que, si bien el cepillado de los dientes es algo normal para nosotros, para el perro es algo totalmente nuevo.
  • El sabor de la pasta de dientes es una nueva experiencia. Un consejo sencillo es empezar aplicando la pasta en el dedo y ofrecérsela. Inmediatamente después es recomendable acariciarle, o incluso darle algún premio, para que asocie ese momento con algo positivo y alegre.
  • Una vez acostumbrado a la pasta de dientes, comenzar con el cepillado. Llevar a cabo el mismo procedimiento, con paciencia, cepillando un poco los dientes y las encías, y premiándole.
  • No fuerces ni luches con tu mascota para la aplicación del producto ya que puedes dañarle a él o a ti. En este caso, pide consejo a tu veterinario para buscar otra alternativa al cepillado.
  • Hay que realizar una suave extensión del producto sobre la cara anterior de los dientes y las encías.
  • Nunca uses dentífricos para humanos ya que pueden resultar tóxicos provocando dolor abdominal, vómitos y diarrea.
  • Comienza a acostumbrar a tu mascota desde cachorro.

Deja un comentario